Justyna Rzewuska / de Lorenzi

Nací en Varsovia, Polonia en 1967. Al regresar de Vietnam en 1974, mi padre me regaló un saco lleno de conchas del mar Chino y un ejemplar de Un americano tranquilo de Graham Greene con el sello del Hotel Continental de Saigon en la portadilla. Tres años después me trasladé durante un tiempo al norte de África y posteriormente estudié Filología Italiana en la Universidad de Varsovia. En 1989, el año de la caída del muro de Berlín y de la muerte de Salvador Dalí, fijé mi residencia en Barcelona, donde contraje matrimonio el mismo día que sucumbía a las llamas el Teatre del Liceu.
De 2000 hasta 2016 trabajé en el Grupo Editorial Penguin Random House como directora del departamento de Foreign Rights, al cargo de la representación de escritores como Ildefonso Falcones, autor, entre otras novelas de La Catedral del mar (derechos vendidos a 34 países, 6 millones de ejemplares vendidos, galardonado con el Premio Giovanni Bocaccio en Italia y el Premio Fulbert de Chartres en Francia, adaptación cinematográfica para TV a cargo de Antena3/Netflix 2018); Julia Navarro, autora de numerosos bestsellers, La Hermandad de la Sabana Santa, La Biblia de Barro, La sangre de los inocentes, Dime quien soy,Dispara, yo ya estoy muerto y Historia de un canalla,(derechos vendidos a 27 países); Albert Espinosa, autor del memoir superventas El mundo amarillo (la adaptación a la pequeña pantalla a cargo de Antena3, VOX, TF1, RAI en España, Alemania, Francia, Italia así como en USA por Steven Spielberg – FOX/Amblin, derechos de traducción vendidos a 35 países y Premio Emmy por “The Red Band Society”); Toni Hill, autor de la trilogía del inspector Salgado ambientada en Barcelona (derechos vendidos a 15 países); Nerea Riesco, autora de Ars Magica, El Elefante de marfil y Puertas del paraíso, (derechos vendidos a 10 países) y Carla Montero, autora de Una dama en juegoLa tabla esmeralda y El Invierno en tu rostro (derechos vendidos a 6 países).
En 2017 he inaugurado mi propia agencia literaria, Hanska Literary & Film Agency, para acompañar, difundir y promocionar autores y sus obras de forma escrita y audiovisual en todo el mundo.


SERVICIOS

Venta de Derechos de Traducción

Representación de Escritores

Representación de Guionistas

Representación de Editoriales Extranjeras en España

Venta de Proyectos Audiovisuales

Hanska

Atraviesa la frontera

“No, no me arrepiento de nada y nada me echo en cara. Pocas mujeres han disfrutado de la suerte que yo tuve: la de ser amiga, consejera, el único amor de un hombre, que siempre será reconocido como uno de los más grandes de su tiempo. Y solo puedo estar orgullosa de saber que fui su inspiración, su consuelo y su motivación cuando todo el mundo se reía de él y no creía en su genio.”

Carta de Ewelina Hanska a su hermano, Conde Adam Rzewuski sobre su relación con Honoré de Balzac.

UN POCO / DE HISTORIA
hanska

A finales del XIX había dos maneras de entrar en la literatura. Una, escribir; otra, ser alguien en la vida de un gran escritor. Esta es la historia de Ewelina Rzewuska Hanska, antepasada mía. Me siento heredera de su pasión por la literatura, que convertí muy pronto en mi profesión, y de su coraje por hacer realidad los sueños. Hanska es el primer capítulo de mi historia como agente literario independiente y mi oportunidad de entrar en la vida de los que escriben, para llevar sus historias a los que leen.

Ewelina nació en 1804 en el castillo de Pohrebyszcze, actualmente situado en Ucrania, hija de Adam Wawrzyniec Rzewuski. Entre sus hermanos se encontraba Henryk Rzewuski, impulsor de la novela histórica polaca y seguidor del estilo de Walter Scott; y entre sus primos, ‘Emir’ Waclaw Rzewuski, conocido viajero, orientalista, poeta y experto en caballos, en cuyos brazos murió envenenado mientras tomaba un café en Damasco su gran amigo ‘Ali Bey’, Domènec Badia, militar, espía, arabista y aventurero catalán.
Al cumplir diecinueve años, Ewelina fue obligada a casarse con Waclaw Hanski, un rico latifundista veinte años mayor que ella. Su pasión por la literatura francesa y, en particular, por las novelas de Honoré de Balzac, la llevó a escribirle una primera carta que firmó como “La Extranjera”. Así comenzó su correspondencia y una larga historia de amor que duró hasta la muerte del escritor. Pero encontrarse no fue tarea fácil. Su condición de mujer y residente en el Imperio Ruso la obligó a conseguir el permiso del zar y de su marido, con quien viajó hasta Neuchâtel, en Suiza, para encontrarse con Balzac.
Existen varias versiones sobre este primer encuentro pero la leyenda cuenta que al ver al escritor Ewelina exclamó: “¡Dios mío, que no sea él!”. Poco importó, sin embargo, el aspecto físico del autor de La comedia humana, ya que la joven se había enamorado profundamente de Balzac mucho antes, a través de sus obras y de las cartas que durante años se intercambiaron.
En 1841, fallecido su marido, Ewelina viajó a San Petersburgo a reunirse con Balzac y juntos emprendieron un viaje que les llevó a recorrer Italia, Bélgica y Alemania. Nueve años después contrajeron matrimonio, solo cinco meses antes de la prematura muerte del escritor a los 51 años. Convertida en la viuda de Balzac, Ewelina fijó su residencia en París hasta su muerte en 1881, y ahí fue enterrada junto a su amado en el cementerio de Père-Lachaise.


¿ERES UN AUTOR?

CONTÁCTANOS